Volkswagen The Beetle

Llega ahora a la Argentina la versión 2014 que, como desde los inicios del modelo, se fabrica en la planta que la marca alemana tiene en Puebla, México.

 

La nueva gama incluye dos siluetas, coupé y cabriolet  que desarrolló el equipo de Klaus Bischoff, diseñador de la marca Volkswagen, que lo define así: "Este Beetle se caracteriza por una clara, enérgica y soberbia deportividad, así como por detalles como el capot más largo, la mayor inclinación del parabrisas y las nuevas dimensiones, que ahora son más achatadas y anchas que, en suma, le confieren una dinámica completamente nueva.

Ahora la línea del techo es mucho más recta, mientras que la longitud creció 12 mm

Las ópticas delanteras circulares y los marcados arcos de los guardabarros, junto con la caída del techo que se continúa en la tapa del baúl, dejan a salvo el espíritu del viejo Escarabajo que diseñó Ferdinand Porsche.

El interior es más espacioso y confortable que el modelo precedente y el baúl ahora es de 310 litros de capacidad. El diseño interior, en sintonía con el exterior, también es más deportivo e incluye lo último en materia de equipamiento.

Un inconveniente es que no trae goma de auxilio; solo un kit de reparación de pinchazos, con un pequeño compresor incluido. No lo vemos como solución.

Los comandos tienen buen tacto y el volante multifunción con levas para la caja DSG se destaca por diseño y tamaño.

Un excelente motor 2,0 TSI equipa a esta unidad con inyección directa y turbocompresor. Excelente aceleración de 0 a 100 poco menos de 7 segundos. Pero no sería posible lograrlo sin la ayuda de la caja DSG de doble embrague, cuyas seis marchas están muy bien relacionadas y cambian en milisegundos, inclusive de manera brusca en las aceleraciones, lo que agrega emoción al pisar a fondo.

La velocidad máxima es de 223 km/h, alcanzada en quinta a 6.200 rpm, mientras que en sexta llega a 220 km/h a 5.000 rpm, lo que habla de una sobremarcha ideal para viajar a velocidades legales con regímenes moderados. Eso favorece el consumo, que a 120 km/h es de 8,4 litros cada 100 km, o bien un rendimiento de 11,9 km/l. En ciudad, en cambio, y a pesar de que la caja aprovecha siempre el torque para trabajar a muy bajas vueltas de motor, no es económico, con su mejor marca en 9,2 km/l, pero que podría degradarse a 7,5 km/l, si se abusa del pedal derecho. Afortunadamente puede funcionar con nafta súper de 95 octanos, según indicación del fabricante.

De una versión full se esperan accesorios, como el techo solar panorámico (además es corredizo), equipo de audio acorde, pack eléctrico, climatizador automático, control de crucero, sensores de estacionamiento delanteros y traseros. No trae regulación eléctrica de las butacas, sensor de lluvia, encendido automático de luces y navegador, que es opcional. En lo funcional, lo que más molesta es la falta de limpialuneta, que mejoraría notablemente la visibilidad trasera con lluvia.

A excepción del GPS, los accesorios disponibles son de imagen, como las llantas de 18 o 19 pulgadas, y la gráfica Sportive, que consta de un “ploteo” con bandas deportivas y otros detalles.

Lo decíamos anteriormente: la DSG es casi insuperable en rapidez y eficiencia de funcionamiento. En el programa automático se adapta al tipo de conducción, favoreciendo el consumo o la performance, aunque para esto último lo mejor es seleccionar la opción Sport, para que la aguja del cuentavueltas se oriente mayormente a la zona roja. Y por medio de las levas se puede manejar el cambio sin necesidad de quitar las manos del volante, algo ideal, sobre todo, si podemos dar unas vueltas divertidas a un circuito.

El control de tracción (delantera) no se desconecta, pero no hace falta salir patinando para obtener excelentes aceleraciones.

Transmite seguridad y diversión al conductor, que no percibirá el
trabajo del diferencial electrónico EDS, que mediante los frenos evita pérdidas de potencia al acelerar por demás en curvas. Gana en el andar urbano, mantiene un digno confort de marcha, aprovechando, además, un perfil de neumáticos más que lógico. Resumiendo: Un chasis equilibrado cuya eficiencia superará las expectativas del usuario.

El control de estabilidad ESP del Beetle es de serie en todas las versiones y funciona con un esquema de frenos a la altura de las prestaciones, ya que detiene el auto en 39 metros viniendo a 100 km/h. El ABS interviene solo cuando es necesario y dispone de servofreno de emergencia, para aplicar la máxima presión al sistema en caso de detectar una frenada de pánico. Los airbags son seis y esta versión incluye ganchos isofix para sillas infantiles.

Su carrocería recibió la máxima calificación en las pruebas de choque de EuroNCAP en 2011, obteniendo un altísimo nivel de protección a los ocupantes

El Volkswagen Beetle 2014 se ofrece con tres niveles de equipamiento: Design, Sport y Sport Cabrio. El versión Sport es la que testeó AUTOFANS.

Las versiones Sport, tanto coupé como cabrio, incorporan motor 2.0 TSI de 211 CV con transmisiones manuales de 6 marchas o DSG, también de 6 marchas. Además ofrece faros bixenón con luz diurna de LED, climatizador automático bizona, techo panorámico eléctrico, tapizado de cuero con butacas delanteras calefaccionadas y llantas de aleación de 17 pulgadas. En cuanto a la seguridad pasiva, la versión coupé incluye airbags delanteros, laterales y de cortina tanto para el conductor como para el acompañante.

La garantía de este modelo es de 3 años o 100.000 kilómetros.





Login
Usuario
Clave

Buscar en el sitio

|| Encuestas

No Hay Encuestas disponibles

ESBA

Volkswagen The Beetle


Autofans
   www.autofans.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne